Saltar al contenido

Hoteles en Cracovia

Introduzca el lugar de destino en el que realizar la búsqueda de su alojamiento..
Destino
Introduzca las fechas de inicio y fin para realizar la búsqueda de su hotel.

En este grupo de campos seleccionará la fecha de inicio de su búsqueda

En este grupo de campos seleccionará la fecha de fin de su búsqueda

Reserva tu hotel barato en Cracovia

La bellísima ciudad de Cracovia se alza en las márgenes del río Vístula y es la más importante de la región, conocida como “la Pequeña Polonia”, al sur del país. Su centro histórico es un conglomerado de enclaves y edificios de claro empaque medieval, con construcciones de estilo gótico, barroco y renacentista. En su corazón se alza Rynek Glowny, la mayor plaza medieval de Europa. Se trata, sin duda, de una ciudad para pasear y admirar el juego natural de luz y arquitectura que se percibe en sus calles, con el Castillo de Wawel y la Catedral Real como máximos exponentes.

Cracovia es un centro de gran importancia en lo que a turismo se refiere y, acorde al alto número de visitantes que recibe cada año, brinda una oferta hotelera de gran calado. Tanto en las proximidades del casco antiguo como en otros barrios de la ciudad es factible, por tanto, encontrar hoteles y hostales económicos, asequibles a cualquier presupuesto.

Barrios de Cracovia

Dentro de los barrios que configuran Cracovia, los más interesantes serían los siguientes:

  • Stare Miaste. Es el casco antiguo de la ciudad, declarado en 1978 Patrimonio de la Humanidad. Su centro neurálgico es la plaza Rynek, desde la que se puede llegar al Castillo de Wawel, levantado sobre la colina homónima.
  • Kazimierz. Este barrio fue hogar de la comunidad judía hasta la II Guerra Mundial. Mantiene vivas siete sinagogas, siendo la Sinagoga Vieja la más relevante.
  • Krowodrza . Está en la parte occidental y alberga la Universidad de Ciencia y Tecnología, por lo que acoge una población estudiantil que confiere al barrio mucha animación.
  • Podgorze. Es el barrio que acogió al gueto judío creado por los nazis. Aún conserva algunos restos del muro que lo separaba de la ciudad, así como lugares conmemorativos como la plaza de los Héroes.

Qué ver y qué hacer en Cracovia

Uno de los lugares más interesantes de Cracovia es la Colina de Wawel, donde se localizan algunos de sus monumentos más relevantes, como el Castillo de Wawel, símbolo de la identidad nacional polaca, y la Catedral de Wawel, uno de los grandes templos católicos del país, donde solían coronarse los reyes de Polonia.

También es de obligada visita la Plaza del Mercado de Cracovia, llamada Rynek Glowny, un inmenso espacio en el centro de la ciudad donde se ubican edificios emblemáticos como la estatua del poeta polaco Adam Mickiewicz, la Basílica de Santa María o la Torre del Antiguo Ayuntamiento.

Los amantes de los espacios verdes no deben dejar de acudir al Parque Planty, que tiene forma de anillo y con sus cuatro kilómetros de extensión es el jardín urbano más importante de la ciudad.

Qué comer en Cracovia

La cocina en Cracovia suele basarse en platos contundentes, para los que los ingredientes básicos son la carne de ternera, cerdo, pollo o de caza. Uno de los platos más tradicionales son los Pierogi, especie de raviolis con forma de empanadilla y rellenos con queso, carne, patatas u otros ingredientes.

También es muy habitual el Bigos, una carne braseada que se prepara muy lentamente y se sirve generalmente con chucrut y trozos de salchichas.

En cuestión de postres, lo más tradicional es el Sernik krakowski, la tarta de queso típica de Cracovia.

Eventos y fiestas típicas en Cracovia

Son muchos los acontecimientos festivos celebrados en Cracovia a lo largo del año. Algunos de los más destacados son los siguientes:

  • Festival Paschalia Misteria. Tiene lugar durante la Semana Santa y es uno de los festivales más importantes de música clásica de toda Polonia. En él se dan cita artistas de gran renombre mundial.
  • Desfile del Lajkonik. Tiene lugar el primer jueves siguiente a Corpus Christi. Se trata de un popular desfile con trajes típicos de la época, acompañado de bandas musicales y fuegos artificiales.
  • Wianki. Esta festividad se celebra la noche del 23 al 24 de junio. La gente se reúne a orillas del Vístula para lanzar al agua coronas de flores. El evento va acompañado de conciertos de música y un gran espectáculo pirotécnico.

Cómo moverse en Cracovia

Cracovia es una ciudad más bien pequeña y su centro histórico puede recorrerse cómodamente a pie. No obstante, el transporte público, compuesto por una extensa red de autobuses y tranvías, permite llegar de manera sencilla y económica hasta los principales puntos de interés.

Pese a todo, quienes prefieran desplazarse a su aire, tienen siempre la posibilidad de alquilar un coche. Si optas por esta alternativa, te aconsejamos hacerlo a través de la web de Destinia, donde comparamos las ofertas de las más importantes compañías de alquiler de vehículos para que puedas elegir la opción más conveniente.

El clima en Cracovia

El clima en Cracovia es de veranos cálidos, aunque no sofocantes, e inviernos fríos donde las bajas temperaturas tienden a provocar nevadas. Esto último aporta en invierno un encanto especial a la ciudad. No obstante, los meses de mayor actividad turística son de mayo a septiembre, con temperaturas templadas y más horas de sol. Los máximos en verano se sitúan en torno a los 26 ºC y rara vez descienden por debajo de los 14 ºC. Lo ideal en todo caso es visitar la ciudad en primavera u otoño, ya que las temperaturas son más suaves que en invierno y hay menos masificación turística que en verano.

Otros datos y curiosidades de Cracovia

El nombre Cracovia deriva de la leyenda del príncipe Krak, que salvó a la población del temible dragón que la atemorizaba. La estatua de hierro que representa a dicho dragón es uno de los puntos más visitados de la ciudad.

Entre las curiosidades de Cracovia está el toque de trompeta que cada hora se hace desde la torre alta de la Basílica de Santa María, toque que, sin embargo, se interrumpe bruscamente en medio de una nota. Esto es debido a que, cuando los tártaros llegaron a las puertas de Cracovia en el año 1241, el vigía avisó del peligro tocando la trompeta, pero su toque fue interrumpido precisamente por una flecha tártara que le atravesó la garganta.