Saltar al contenido

Hoteles en Melilla

Introduzca el lugar de destino en el que realizar la búsqueda de su alojamiento..
Destino
Introduzca las fechas de inicio y fin para realizar la búsqueda de su hotel.
Elige fecha

Reserva tu hotel barato en Melilla

En el norte de África y bañada por el mar Mediterráneo se encuentra Melilla, el punto de unión de este continente con el europeo y donde la mezcla de diferentes culturas se hace palpable en cada una de sus esquinas.

Si quieres disfrutar de unas vacaciones en este destino español, ingresa en Destinia y elige entre los mejores hoteles en Melilla para que puedas comenzar a descubrir esta mágica ciudad.

Barrios de Melilla

Un paseo por el barrio de Medina Sidonia, antiguamente llamado Melilla La Vieja o Pueblo, te va a mostrar algunas de las obras de ingeniería más importantes de la ciudad como son sus famosos aljibes que encontrarás al salir del túnel de la Marina.

Acércate hasta el barrio del Polígono, el primero en levantarse a las afueras de la ciudad amurallada, o hasta el barrio de Ataque Seco donde encontrarás alojamientos en Melilla por un precio muy asequible y con todo tipo de comodidades.

Qué ver y qué hacer en Melilla

En la Plaza de los Aljibes, considerada como una de las más bellas de la ciudad, encontrarás un gigantesco aljibe de más de 12 metros de profundidad que se encargaba en la antigüedad de recoger el agua cuando llovía para abastecer a la Ciudad Vieja. En esta plaza también vas a poder contemplar los Almacenes de las Peñuelas, antaño unas naves militares que hoy en día albergan dos museos muy interesantes como es el de Amazigh y Sefarad y el de Historia.

Muy cerca se encuentra la Plaza de Estopiñán, que recibe este nombre del conquistador de la ciudad y donde se encuentra ubicada una estatua en su honor. Desde este espacio vas a conseguir unas preciosas vistas del ensanche de la ciudad y de su puerto. Aquí también se encuentra el Museo Ibáñez o de Arte Contemporáneo, que custodia una colección muy valiosa de diferentes grabados de Goya y litografías de Salvador Dalí.

Continúa tu visita en las Cuevas del Conventico, uno de las visitas ineludibles de Melilla. Consiste en un conjunto de grutas y de cuevas, algunas de ellas totalmente naturales y otras formadas de manera artificial, que han sido usadas en diferentes épocas para poder esconderse de los ataques magrebíes.

Qué comer en Melilla

Uno de los platos que tienes que probar durante tu estancia en Melilla es el arroz al horno, cuyo origen se encuentra en el aprovechamiento de las sobras del cocido, de ahí que sus ingredientes sean los garbanzos, el tocino, el chorizo, la morcilla y el caldo. A todo ello se añaden tomates, pasas, patatas y una cabeza de ajos que corona la cazuela.

Prueba la bastila o pastela, un plato elaborado con una masa de hojaldre que se rellena de carne de paloma, cebolla, almendras, perejil y canela y que se sirve como entrante habitualmente. Imprescindible probar el cuscús, cuyo significado es "redondito". Se trata de un plato tradicional de esta tierra preparado con sémola de trigo y que se sirve de manera habitual en prácticamente todas las comidas.

No te marches sin degustar unas deliciosas frituras de pescado, un plato muy característico de esta zona y de Andalucía consistente en diferentes tipos de pescados rebozados en harina y fritos en aceite de oliva. Tienes que comerlos recién fritos y bien calientes.

Eventos y fiestas típicas en Melilla

Cada 8 de septiembre se celebra en Melilla la fiesta de la Virgen de la Victoria, la patrona de la ciudad. Alrededor de esta fecha surge también la Feria de Melilla en la que el color, la música y los ambientes típicamente andaluces son los protagonistas.

Otra fiesta muy relevante es el Día de Melilla, que tiene lugar cada 17 de septiembre y que conmemora la toma de la ciudad por parte del duque de Medina Sidonia en el año 1497. Una parte de la población bereber celebra este día aunque rechaza los diferentes actos de homenaje que se hacen a la figura de la casa de Medina Sidonia.

Al llegar el mes de noviembre en Melilla se conmemora el Eid al Adha, cuya traducción podría ser Celebración del Sacrificio, aunque es más conocida como la fiesta del cordero. En la misma se hace honor a un pasaje que se recoge tanto en el Corán como en la Biblia, en el que Abraham muestra la voluntad de sacrificar a su propio hijo como señal de obediencia a Dios antes de que este le proporcionara un cordero para que lo sacrificara en su lugar.

Cómo moverse en Melilla

Melilla es mejor descubrirla caminando para ir empapándose de su cultura, pero en cualquier caso existen diferentes líneas de autobuses que te van a permitir moverte por la ciudad a un precio reducido en caso de que lo necesites.

Si además quieres conocer los alrededores de este destino nada mejor que alquilar un vehículo a tu llegada a Melilla con el que podrás trasladarte cómoda y rápidamente sin estar pendiente de horarios.

El clima en Melilla

El clima característico de Melilla es de estepa local, lo que se traduce en bastante calor y escasas precipitaciones a lo largo de todo el año. En concreto los veranos son bastante bochornosos y áridos y los inviernos, aunque son largos y ventosos, no son excesivamente fríos y las lluvias son mínimas. La temperatura anual varía por norma general entre los 10 ºC y los 30 ºC, siendo rara la vez que baje a menos de 7 ºC o que suba más de los 35 ºC.

Otros datos y curiosidades de Melilla

Dentro de Melilla se encuentra la Capilla de Santiago, que es la única obra de todo el continente africano de estilo gótico. La podrás visitar muy cerca del Túnel de Santa Ana, donde se encuentra ubicada. Forma parte del Conjunto Histórico Artístico de este destino.

Mientras paseas por la ciudad vas a poder ver muchos recintos amurallados en sus calles, de hecho es el lugar de España donde vas a contemplar una mayor concentración de edificaciones levantadas para la defensa. En concreto cuenta con cinco recintos siendo el más popular el de Melilla la Vieja, también conocida como La Ciudadela o El Pueblo.