Saltar al contenido

La gran variedad de atractivos naturales de África hace que se puedan organizar viajes de todo tipo, dedicando algo de tiempo a explorar las zonas del interior y a los típicos safari, y utilizar el resto de días para visitar las ciudades más modernas de Sudáfrica o las maravillosas localidades de playa en las costas o en las islas.

Independientemente de si preferimos pasar más tiempo en la playa, hacer turismo en las capitales o descubrir el lado salvaje del continente, hay algunos destinos que son imprescindibles, como Pretoria o Ciudad del Cabo en Sudáfrica, las playas de ensueño de Zanzíbar, el imponente monte del Kilimanjaro, o las preciosas islas de Mozambique.

Para desplazarse hay que tener en cuenta que las principales ciudades disponen de grandes aeropuertos conectados con todo el mundo, pero muchas de las maravillas naturales, como las Cataratas Victoria, el Cañón del río Fish en Namibia o las zonas interiores donde se organizan los safaris, en muchos casos no son accesibles en tren o en coche.

La solución más recomendable es contratar excursiones organizadas en bus o en camionetas y siempre en grupo y acompañados de guías. ¿A qué esperas para reservar tu viaje a África y descubrir el continente?

África es el mayor productor mundial de diamantes y sin embargo es el continente más pobre y con menos escolarización en el mundo.

En Nouadhibou, en Mauritaria, se encuentra el más grande cementerio de barcos del mundo

El nombre de África viene del latín y quiere decir sin frío. No es por casualidad que en Libia se encuentre la región más calurosa de la tierra, donde se han llegado a registrar 58ºc.

Sudáfrica:
Sus ciudades modernas como Johannesburgo y Pretoria y las de la costa como Ciudad del Cabo y Puerto Elizabeth están rodeadas de paisajes salvajes. Un país ideal para conciliar el lujo y la modernidad con la aventura.

Mozambique:
Playas y costas paradisíacas ideales para pasar unos días o simplemente para una parada de una horas acogen a turistas en cualquier época del año.

Madagascar:

Una joya salvaje, con playas de postal e islas maravillosas como la Reunión. El sitio perfecto para encontrar hoteles y resorts donde pasar unos días de completo relax.

Tanzania:
Uno de los países más turísticos de África, ideal para hacer safari en su interior, descubrir el monte Kilimanjaro o para relajarse en sus fantásticas playas. La isla de Zanzíbar con sus aguas cristalinas y sus arenas blancas atrae turistas de cualquier parte del mundo.

Uganda:
El destino preferido por todos los apasionados de animales y de la naturaleza. En sus montañas es posible ver gorilas y todo tipo de animales salvajes.

Etiopía:

Aunque no tenga playas o paisajes de ensueño como otros países de África, aquí es posible encontrar algunas de las tribus más antiguas del continente y descubrir sus costumbres.

Costa de Marfil:

En la parte del Océano Atlántico, cerca del golfo de Guinea, se encuentran algunas de las playas más famosas en todo el mundo, con hoteles de lujo para todos los turistas que quieren pasar unos días en un entorno paradisíaco.

África occidental:
Destacan sus recursos naturales y los países con costa como la República de Cabo Verde, Senegal o Gambia, cuyo reclamo turístico principal son sus soleadas y amplias playas. También hay zonas desérticas con escasa vegetación y fauna, al igual que selvas, praderas y macizos montañosos.

África central:

Bangui, capital de la República Centroafricana, destaca principalmente por su fauna y la vegetación, gracias a la selva, los ríos y los paisajes naturales. Las rutas acuáticas por los ríos y la visita a uno de los parques nacionales más extensos de África conocido como el parque de Manovo-Gounda Saint Floris son solo algunas de las posibles actividades turísticas de la zona.

África oriental:
Tierra de safaris en Kenia y Tanzania, con un clima cálido y húmedo y abundante vegetación, varios ríos y lagos y una riqueza única que conforman el parque nacional del Serengeti. En este área también destaca la isla de Madagascar y las paradisíacas playas de las islas Seychelles.

África del Sur:
Es la parte más desarrollada del continente africano, que destaca por sus localidades turísticas como Zambia y Zimbabwe, donde se encuentran las imponentes cataratas Victoria y la piscina del Diablo. También Ciudad del Cabo representa uno de los reclamos turísticos más importantes de Sudáfrica por sus extensas playas y la montaña Table, situada en medio de la ciudad.

Avión:
Las capitales más importantes disponen de aeropuertos internacionales, en los que operan compañías como Ethiopian Airlines, Mauritania Airlines, Kenya Airways, South African Airways.

Tren:
Es posible desplazarse en tren, por lo menos para moverse entre las ciudades con más interés turístico, aunque los tiempos de los viajes suelen ser muy largos.

Carreteras:
También hay carreteras para viajar en autobús pero en la mayoría de los países no existen horarios y los autobuses salen solo una vez que están llenos.
Para desplazarse de manera segura, sin riesgo de retrasos, se puede alquilar un coche u otro medio de transporte. En este caso siempre es mejor contratar a un guía local para evitar los muchos controles de papeles por parte de la policía.

Algunas vacunas están sometidas a reglamento internacional, que puede ser requerido por las autoridades de algún país africano de destino. Entre ellas se encuentra la vacuna de la fiebre amarilla cuya enfermedad se transmite por la picadura de un insecto infectado.

Dentro de las vacunas recomendadas por el Ministerio de Sanidad a aquellos que quieran viajar a África está la vacuna contra la cólera, que aunque el riesgo de infección sea muy bajo se puede adquirir en una dosis oral. Lo mismo ocurre con la vacuna contra la fiebre tifoidea, enfocado sobre todo a viajeros que tengan estancias largas de más de un mes o visiten particularmente zonas endémicas.

La vacunación contra el tétanos, que puedes ser provocado por la formación de heridas o erosiones en la piel, se recomendada a todo tipo de viajeros para evitar infecciones de este tipo.

Para evitar las lluvias o el clima húmedo y con precipitaciones que impida realizar el recorrido planeado, es conveniente organizar un viaje a África en las épocas en las que las temperaturas no sean muy elevadas como por ejemplo en los meses de mayo a octubre en los que en Sudáfrica los veranos son más suaves y hay menos posibilidad de precipitación.

Dependiendo de la localidad de destino hay distintos tipos de clima, así dada la vegetación y fauna en el África oriental el clima es tropical, siendo los meses de mayo y junio los más lluviosos, y en África central destaca el clima ecuatorial lluvioso.

En la parte más costera, en el África occidental, impera el clima tropical seco con temperaturas cálidas, donde hay que evitar los meses de julio a octubre por tratarse de la época del año en el que hay más precipitaciones.

Combinaciones de vuelos entre ciudades importantes de África