Saltar al contenido

La zona de Oriente Medio y Norte de África ofrece una gran variedad de opciones de turismo, desde viajes culturales para conocer mejor la historia y cultura de cada país, recorridos religiosos por los lugares más emblemáticos, o trayectos más turísticos en las capitales y en las localidades de playa.

En cualquier recorrido que se organice, hay algunos sitios imprescindibles, como Marrakech con sus zocos, las playas del Mediterráneo de Argel y Túnez, las maravillas de El Cairo y las pirámides de Giza, la moderna e imponente Dubai o las lujosas playas de Sharm El Sheikh.

El avión es el medio de transporte ideal para visitar las principales ciudades y desplazarse entre los diferentes países. Sin embargo, el tren y el coche son una válida alternativa, aunque para visitar algunos de los atractivos naturales más turísticos, como atravesar el desierto de Sahara, recorrer el Nilo o visitar el Valle de Moisés en Jordania, es importante tener ya contratado el transporte para no tener sorpresas.

Lo países que forman parte de esta zona son muy diversos entre ellos y cada uno tiene una cultura y una gastronomía muy peculiares. Por ello será posible probar platos exquisitos como el cuscús en Marruecos, el faláfel en Arabia Saudí y sus especias exóticas.

El sultán marroquí Alaoui Moulay Ismail tuvo 888 hijos concebidos con sus más de 550 esposas y alrededor de 4000 concubinas.

En algunas zonas donde la religión musulmana es muy arraigada es posible recibir una multa por matar intencionalmente a una hormiga.

Para tomar alcohol en los Emiratos Árabes es necesario un permiso del gobierno y en Arabia Saudita, aunque no existe ninguna ley escrita que lo prohíba, las mujeres no pueden conducir.

Marruecos:
Una visita obligada es seguramente su moderna capital Rabat, con sus playas y sus monumentos. También tienen muchos atractivos turísticos Casablanca, capital económica del país, las playas de Agadir y las mezquitas de Marrakech.

Argelia:
En este extenso país se encuentran en el norte las ciudades más turísticas, como su capital Argel u Orán, muy visitadas también por sus preciosas playas, mientras que en el sur se extiende el desierto del Sahara.

Egipto:
En la zona de El Cairo se encuentran los atractivos más famosos a nivel mundial, como las pirámides de Giza y el río Nilo, aunque también hay que visitar la histórica ciudad de Alejandría en las costas del norte, y el templo de Luxor en las orillas del Nilo.

Arabia Saudita:
Imposible perderse la capital Riad, típica ciudad árabe, viva y moderna, y las dos principales ciudades de peregrinaje Medina y La Meca. Todas ellas son localidades que merece la pena visitar más allá de las creencias religiosas.

Emiratos Árabes Unidos:

Dubái y Abu Dabi, cada una con sus playas y sus mezquitas que conviven con modernos edificios de estilo occidental.

Para visitar la zona de Oriente Medio y Norte de África es necesario repartir bien el tiempo a disposición, porqué cada país requiere por lo menos 3-4 días para visitar su capital y las zonas más características.

Norte de África:
En el Norte de África es posible encontrar playas y paisajes muy turísticos, donde los viajeros llegan para visitar la localidad y disfrutar de unos días de playa. Las principales ciudades de Marruecos, Túnez y Argel tienen mucha influencia occidental ya que una buena parte de los turistas viajan desde los países cercanos de Europa y por ello sus hoteles tienen servicios muy enfocados al turismo occidental.

Desierto del Sahara:

En el interior del continente se encuentra el desierto del Sahara, una zona árida, que sin embargo es un gran atractivo turístico. Se organizan durante todo el año excursiones por el desierto en camello o en 4x4 para que los viajeros puedan vivir la aventura de atravesar el desierto.

El valle del Nilo:

Otra actividad que atrae turistas de todo el mundo es el crucero por el Nilo con el que se suele recorrer el trayecto entre el Cairo y Luxor. También es muy típico visitar las pirámides de Giza, siempre en la zona de El Cairo.

Oriente Medio:

En Oriente Medio se pueden encontrar las principales ciudades de cultura árabe como La Meca en Arabia Saudita, Jerusalén en Israel o Damasco en Siria, aunque existen también muchas localidades que tienen influencia occidental como Dubái y cuya peculiaridad reside justo en el hecho de tener una mezcla de varias culturas.

El Mar Rojo y el Golfo Pérsico:
Además del interés religioso que guardan las principales ciudades de Oriente Medio, los preciosos paisajes del Mar Rojo y del Golfo Pérsico son otro atractivo que mueve muchos turistas independientemente de sus creencias religiosas.

Avión:
Para recorrer toda la zona el medio de transporte ideal es el avión. La ciudades principales tanto en el Norte de África como en Oriente Medio tienen aeropuertos internacionales muy importantes conectados con todo el resto del mundo, gracias a compañías como Emirates, Royal Air Maroc, Saudia o Egypt Air.

Tren y coche:
El tren y el coche son una buena alternativa si es necesario desplazarse dentro del mismo país, pero en algunos países árabes se necesitan unos permisos especiales que no se otorgan a las mujeres.

En estos casos o si se quiere hacer una excursión por el desierto, es aconsejable contratar un guía o un medio de transporte privado.

Para entrar en algunos países como Arabia Saudita o Egipto es obligatorio presentar el certificado de vacunación contra la fiebre amarilla.

También se aconseja tener vacunas contra la fiebre tifoidea, la malaria, tétanos-difteria, hepatitis A y la meningocócica, según la zona en concreto a la que se viaja.

El clima varía según la zona. En la ciudades de la costa del Norte de África es mediterráneo, mientras que es desértico en la parte interior.

En Oriente Medio hay un clima tropical, con lluvias intensas durante todo el año y temperaturas elevadas.