Saltar al contenido

Si decidimos visitar Asia, más nos vale disponer de unas largas vacaciones ya que estamos ante el continente más extenso y poblado del mundo. Los límites de Asia ya nos dan una pista de su envergadura: al norte con el océano Glacial Ártico, al sur con el océano Índico, al oeste con los Montes Urales y al este con el océano Pacífico.

Este llamativo continente tiene innumerables opciones y lugares que visitar, y hablando de países encontramos todos los extremos posibles: del exotismo de Tailandia, a la última tecnología y modernidad de Japón. De la excéntrica cultura coreana a la espiritualidad de la India o de las playas de portada de Filipinas e Indonesia, a la inmensidad de los paisajes en China. La lista es interminable.

En nuestro viaje a Asia encontraremos una serie de “imprescindibles” que no podemos perdernos. El imponente Taj Mahal en la India, la Gran Muralla China, los curiosos templos de Bangkok en Tailandia, las frenéticas calles de Tokio en Japón, los pequeños pueblos y ciudades de Vietnam o el templo de Angkor Wat de Camboya.

Países con una cultura milenaria, ciudades con una actividad trepidante y alguna de las mejores playas del mundo te esperan en Asia, el continente de los contrastes.

En la ciudad China de Dongguan, se encuentra el centro comercial más grande del mundo llamado New South China Mall, con espacio para albergar 2350 tiendas, una montaña rusa y paseos en góndola. Pero está vacío y carente de cualquier tipo de actividad.

Si en Japón te entregan una tarjeta de presentación has de cogerla con las dos manos y leerla con atención como símbolo de respeto a tu interlocutor.

En Asia se encuentran 7 de las 10 ciudades con más población del mundo, lo que la convierte en el continente más poblado.

Tailandia:
En su capital, Bangkok, los lugares más visitados son el barrio de Chinatown y el templo Wat Arun. Tailanda también esconde destinos únicos como Koh Li Pe o Koh Tao, la famosa Isla de las Tortugas.

Indonesia:
Bali es uno de los lugares más populares de Indonesia por la belleza exótica que desprende. En él se encuentran obras tan imponentes como la Cueva de los Murciélagos y bellas playas como Kuta.

India:
En la ciudad de Agra se encuentra el famoso Taj Mahal, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En Delhi está el Fuerte Rojo y en Nueva Delhi el complejo de templos Akshardham, también declarados Patrimonio de la Humanidad.

Nepal:
Su capital, Katmandú, es uno de los lugares más antiguos del país. En el Valle de Katmandú hay varios sitios declarados Patrimonio de la Humanidad entre los que se encuentran Boudhanath, la mayor estupa de Nepal, y la Plaza de Durbar.

Bhutan:

Está ubicado en las cordilleras del Himalaya, por lo que destaca por sus paisajes y por arquitecturas como el monasterio de Taktshang.

Mongolia:
Mongolia alberga varios lugares considerados Patrimonio de la Humanidad, como el Valle de Orjón, en Aymag Orhon, o la Cuenca de Uvs Nuur.

China:
En Pekín, su capital, se encuentran símbolos de la cultura China como son la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo, o la Gran Muralla China. Hong Kong es otra de las ciudades imprescindibles de este país y donde se encuentra la estatua conocida como el Gran Buda o el Monasterio Po Lin.

Laos:
La ciudad de Luang Prabag es popular por sus templos y es considerada Patrimonio de la Humanidad desde finales del siglo XX. En su capital, Vientián, se encuentra el santuario Pha That Luang, el más importante del país.

Camboya:
En la ciudad de Siem Riep se encuentran los Jardines Reales y está muy próxima a la ciudad sagrada de Angkor, una de las más importantes de Camboya. En Nom Pen, la capital, está el Palacio Real y la Pagoda de Plata.

Vietman:

En el país hay varios lugares considerados Patrimonio de la Humanidad: la antigua ciudad de Hoi An, la Bahía de Ha-Long o el Santuario Mi-Sön.

Malasia:

El Edificio Perdana Putra en Putrajaya es uno de los más populares junto al Edificio del Sultán Abdul Samad, en la capital del país, Kuala Lumpur.

Corea:

Dividida en dos estados, Corea del Norte y Corea del Sur, donde se esconden lugares imponentes como el Lago Tianchi, Pyonyang, Busan o Seúl.

Japón:
En Tokio, Kioto o Hiroshima y en cada rincón de Japón la tradición y la modernidad se funden.

Asia central:
Zona de grandes estepas formada por Kazajistán, Kirguistán,Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán. Destaca la ciudad uzbeca de Samarcanda declarada en 2001 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Asia oriental:
Comprende China, Corea del Norte, Corea del Sur, Japón, Mongolia y la República de China.
Algunos de los mayores atractivos turísticos de esta zona son la Gran Muralla China, la Ciudad Prohibida de Pekín, Pionyang, Seúl, el monte Fuji, el Monasterio de Gandantegchinlin en Ulán Bator y la cosmopolita ciudad de Taipéi.

Sudeste asiático:
Camboya, Filipinas, Indonesia, Malasia, Tailandia, Tíbet y Vietnam son algunos de los países más representativos de esta zona de Asia.
Entre los puntos de interés más relevantes destacan los templos de Angkor Wat, las playas filipinas de El Nido y las playas paradisíacas de Bali, las Torres Petronas de Kuala Lumpur, Bangkok, los monasterios tibetanos de Lhasa y la bahía vietnamita de Ha-Long.

Sur de Asia:
Bután, India, Maldivas y Nepal son los destinos turísticos estrella de esta región de Asia. En Bután destaca el Monasterio de Taktsang, el India el Taj Mahal, en Nepal la bella Katmandú y en Maldivas sus playas de agua color turquesa.

Avión:
El transporte más usual para viajar de un país a otro es el avión y las compañías aéreas más populares son Air Asia, Jetstar Asia, Tiger Airways, Cebu Pacific y Bangkok Airways.

Carretera:
Asian Highway AH1: Es la carretera de mayor longitud de la red de carreteras de Asia. Sus 20.577 kilómetros están todavía sin terminar pero en el futuro unirá 14 países desde Estambul a Tokio
Asian Highway AH2: Es la segunda mayor autopista de Asia y a través de sus 13.177 kilómetros une Indonesia e Irán.
Asian Highway AH3: Parte de Ulán Udé en Rusia y llega hasta Chinag Rai en Tailandia, cruzando Mongolia, China, Myanmar y Laos.
Asian Highway AH4: Parte de Novosibirsk  en Rusia y llega a Karachi en Pakistan, cruzando Mongolia y China.
Asian Highway AH5: Con una longitud de 10.380 kilómetros, esta gigantesca autopista une Shanghái con Estambul y está totalmente pavimentada.

Al recorrer Asia en coche hay que tener mantener actualizados los visados y conocer qué pasos fronterizos permanecen abiertos.

Tren:
Ruta del Transiberiano: Comunica Moscú con Vladivostok,en el Mar de Japón.
Ruta del Transmongoliano: Parte de Ulán Udé en Rusia, atraviesa Mongolia y tiene su parada final en Jining, China.
La red Shinkansen: Red de ferrocarriles de alta velocidad de Japón con más de 2.300 kilómetros de longitud y velocidades máximas de 300 kilómetros por hora.
La vía de Tíbet: Gracias a sus 1142 kilómetros de longitud une la localidad china de Golmud con la capital del Tíbet, Lhasa. Para hacer esta ruta se necesita el Tibet Traveling Permit (TTB) que se puede conseguir en agencias de viaje.
El Eastern & Oriental Express: Cruza Singapur, Tailandia, Malasia y Laos en un viaje a todo lujo en vagones lujosamente decorados y con aire acondicionado.

Para evitar la infección de enfermedades a la hora de viajar a Asia se recomienda las siguientes vacunas:

Las zonas endémicas de Cólera se encuentran principalmente en el sudeste asiático y se transmite por beber o ingerir alimentos contaminados. Para ello, aunque el riesgo de cólera para los viajeros sea muy bajo, se encuentra disponible una vacuna oral.

El Ministerio de Sanidad recomienda la vacuna oral o inyectable para evitar la fiebre tifoidea, una enfermedad frecuente en zonas con condiciones higiénico- sanitarias difíciles, a todos aquellos que viajen a zonas fuera de los circuitos turísticos o con estancias prolongadas de más de un mes.

Las condiciones climáticas de este continente son muy irregulares, dada su extensión y las características geográficas de cada uno de sus regiones. Si se viaja a la zona del sudeste asiático se recomienda evitar la época de monzones de mayo a octubre ya que son días caracterizados por sus continuas lluvias y vientos fuertes. Lo mejor es viajar en los meses de diciembre a febrero ya que las temperaturas permiten realizar rutas y actividades sin un calor sofocante.

En Tailandia, Malasia y Singapur, hay dos épocas de monzones, de mayo a octubre y de noviembre a abril, por lo que habrá que elegir bien cuándo viajar para evitar este fenómeno.

En la región siberiana asiática los inviernos son muy fríos y secos y los veranos se caracterizan por ser templados y con altas precipitaciones.

En el centro de Asia, principalmente China, el clima es mayoritariamente subtropical húmedo, con temperaturas moderadas durante todo el año, pero Mayo, septiembre y octubre los mejores meses para visitar este país.